Hay una epidemia silenciosa de personas que no se atreven a decir que no ¿Te sientes dentro de ella? Hoy queremos que entiendas que a veces hay que decir que no para decir que sí a uno mismo.

Cada vez que le decimos a otros que sí cuando no es lo que queremos, a quién le estamos diciendo que no en realidad es a nosotros mismos. 

Por eso a veces decir que sí es una falta de amor propio y para sentirnos mejor lo disfrazamos de amor hacia los demás. 

Hoy queremos que entiendas las razones por las que no sabemos decir que no, para que identifiques la tuya y sepas cómo dejar de hacerlo. 

  • Supervivencia: el cerebro tiene dos objetivos, sobrevivir y reproducirse, y el primero de ellos es el que nos hace decir que sí. Cada uno de nosotros llevamos en nuestro subconsciente los aprendizajes de nuestros antepasados y estamos programados para formar parte de una tribu o una comunidad. Tu cerebro sabe que cuando dices que no, tu supervivencia está comprometida porque quizás dejas de pertenecer al grupo.
  • La energía del grupo: los grupos (familia, amigos, etc.) tienen una energía muy fuerte, salvo que tengamos muy claro lo que queremos, es fácil que nos dejemos llevar por la corriente y acabemos aceptando cosas que no queremos.
  • Heridas de separación: que se reabren al decir que no. Quizás hemos crecido en apegos poco seguros, en precariedad emocional y hemos aprendido desde niños a decir que sí para comprar amor. 
  • No entendemos que no podemos hacer daño a nadie sin su permiso: pensamos que el otro se enfadara o se ofenderá si decimos que no. Pero la realidad es que no puedes hacer daño a nadie sin su permiso. Si a ti honestamente te sale decir que no, no le puedes hacer daño. 
  • Está socialmente aceptado decir que sí: se considera algo bueno, positivo, y las personas que dicen que no se consideran revolucionarias o prepotentes.

Ahora que ya sabes por qué quizá no sabes decir que no, escucha el final de esta conferencia de Sergio Fernández dónde nos da claves prácticas para aprender a decirlo.

 

Queremos terminar el post de hoy con esta frase: la verdad protege al que la práctica. 

Sabemos que a veces no es fácil, implica tener conversaciones complejas, pero te animamos a que empieces a ponerla en práctica, verás resultados en poco tiempo.

Te esperamos en el próximo post. 

¡Gracias por leerlo y compartirlo!

El Equipo de Máster de Desarrollo Personal.

‘¿Qué es lo peor que te puede pasar?’

‘Cómo dejar de repetir los mismos errores

‘Hacer que tus relaciones de pareja funcionen’

Pin It on Pinterest

Share This
Abrir chat